15 views
0

Hoy en día, el Sistema Oretani es recordado más como una leyenda que como una realidad. Descubierto durante el apogeo de la expansión humana hacia las estrellas, el sistema conmocionó a la humanidad después de que el único punto de salto que lo conectaba con el resto del universo conocido colapso y nunca más se volvió a formar. Este trágico incidente dejó varados a miles de colonos. Hasta el día de hoy, y a pesar de muchas hipótesis, la verdad de su destino aún no se ha sabido.

Aunque actualmente es imposible visitar el sistema, aquí en la Guía Galáctica lo hemos considerado como digno de cobertura. Tanto como una forma de honrar a aquellos trágicamente perdidos y para ayudar a distinguir el hecho de la ficción salvaje que rodea al sistema.

NOTA: Este artículo es una traducción lo más fiel posible a la original y solo se cambian palabras y frases para una mejor comprensión. La referencia al artículo original lo encontrarán al finalizar el presente Post, en la sección de “Fuente del Artículo”.

LA ERA DE LA EXPANSIÓN

El optimismo de la humanidad sobre el asentamiento espacial alcanzó su punto máximo en el siglo 25. Una confluencia de factores sociales y presiones políticas hicieron del espacio el “manifiesto destino” del milenio. De hecho, muchos consideraron que no solo era natural, sino que era necesario moverse hacia las estrellas. La disminución de los recursos naturales de la Tierra y la sobrepoblación masiva impulsaron el desarrollo de la exploración espacial y, en última instancia, la tecnología de terraformación. El descubrimiento de los puntos de salto por parte de Nick Croshaw abrió una puerta de acceso a un contador inimaginable de potenciales recursos.

En medio de este desenfrenado optimismo, Micah Zahir se quedó sin trabajo en el Sistema de Ferron. Se ganaba la vida como operador de una exploración minera en Asura, pero la premiosa burocracia y una controversia sobre la distribución de los derechos mineros ahogaban las oportunidades para los contratistas. Las recientes actualizaciones al escáner y el radar de su nave habían dejado sus fondos agotados, por lo que Zahir tomó un contrato con menor ganancia como escolta para los convoyes de suministro. En uno de esos recorridos se aventuró fuera de las rutas de navegación tradicionales después de que el líder del convoy recibiera información de que los piratas tenían como objetivo su habitual ruta comercial. Manipulando el radar con especial cuidado, Zahir detectó un extraño ping. Una serie de rápidos escaneos descarto la posibilidad de que fuera otra nave antes de que la anomalía desapareciera. El convoy se dirigió a su destino, pero la extraña firma alcanzó su punto máximo en la curiosidad de Zahir. Más tarde, regresó solo y llevó a cabo una investigación exhaustiva que le permitió descubrir el fatídico punto de salto Oretani.

En el año 2481, Micah Zahir realizó múltiples viajes hacia el Sistema Oretani para escanearlo a fondo. Cuando finalmente informó de su descubrimiento, Zahir nombró al sistema como su nave favorita del video 2464 Blast Caster. Uso la inesperada ganancia de la venta de las coordenadas a UNE para comprar bienes raíces en Selene. Cuando Micah Zahir murió en el año 2577, se había convertido en uno de los terratenientes más grandes del sistema Vega. Su obituario en el Selene Sentinel elogió su perspicacia en los negocios, la filantropía, y lo describió como un “hombre verdaderamente moderno, cuyo legado a la comunidad dura más tiempo que sistema que descubrió”.

REFORMADORES TERRA

El descubrimiento del Sistema Oretani provocó una gran emoción. Contenía seis planetas, dos de los cuales habían sido marcados como potencialmente habitables, y un cinturón de asteroides rico en minerales. Gracias a la iniciativa de expansión de la UNE y numerosos avances tecnológicos, una sobresaturación de las corporaciones de terraformación acudió en masa por los contratos del gobierno. La UNE le otorgó a Turiya Terraforming la oportunidad de hacer que Oretani II se convierta en un planeta habitable. Los comentaristas lo consideraron una opción políticamente segura y progresiva. Aunque la compañía nunca había terraformado un planeta, la CEO Adriana Bratanek añadió a las filas ejecutivas de Turiya expertos de la industria con experiencia y obtuvo el respaldo de suficientes inversionistas prominentes para poner en marcha sus planes de inmediato.

Adriana Bratanek encarnaba la ambición y el optimismo de la época. Ella creía que la terraformación no debería ser el precursor de la habitación planetaria, sino su etapa inicial. Además de pagar una prima para terraformadores experimentados, ofreció a los trabajadores y sus familias viviendas gratuitas en estaciones espaciales dentro del sistema con la condición de que se mudaran al planeta una vez que fuera habitable. Bratanek argumentó que la iniciativa aumentaría la moral de los trabajadores y la calidad de su trabajo, ya que literalmente estaban creando su futuro hogar.

Con la ayuda de una serie de ferias de trabajo de la UNE y una campaña de mercadotecnia expansiva, miles de trabajadores y sus familias aprovecharon la oportunidad para ayudar a terraformar el sistema. La promesa de ser los primeros colonos en un prístino mundo natal hizo que los años que vivían a bordo de una estación espacial valieran la pena. Los analistas de la industria observaron con gran interés que muchos estaban preocupados porque crearía costos adicionales para atraer a los trabajadores y recortar drásticamente sus resultados. Otros creían que, si los cambios llevaban a empleados más felices y menos accidentes, entonces era un paso positivo.

Las primeras máquinas de terraformación sobre Oretani II se activaron en el año 2483. Casi un año después, la operación comenzó a disparar todos los cilindros y los resultados iniciales fueron mejores de lo esperado. Bratanek compareció ante una comisión de terraformación de la UNE para jactarse de que Turiya estaba adelantada y por debajo del presupuesto. El público no escuchó nada más que noticias positivas sobre Oretani gracias a una agresiva estrategia de medios empleada por Turiya, pero a los expertos de la industria le molestaron los informes que salían del sistema. Hubo historias de racionamiento de alimentos en algunas estaciones espaciales debido a los retrasados, que luego crearon un creciente mercado negro. Otras familias se sintieron estafadas cuando supieron que Oretani II era un mundo oceánico, un hecho que ciertos reclutadores de Turiya no lograron dejar en claro en las zonas económicamente deprimidas del Imperio. De repente, el sueño de un hogar fue reemplazado por la realidad de vivir en una plataforma en medio de un vasto océano.

En un esfuerzo por socavar la creciente prensa negativa, Bratanek invitó a un puñado de periodistas a recorrer el sistema y las operaciones en Turiya con ella. El 11 de abril del año 2485, dos días después de que ingresaron al sistema, el punto de salto que conectaba a Oretani con Ferron repentinamente colapsó, cortando toda conexión con el resto de la civilización.

SIN CAMINO A CASA

La pérdida de Oretani golpeó fuertemente a la psique de la Humanidad. La idea de una expansión fácil y segura a través de las estrellas se dañó. Cuando se supo por primera vez la pérdida de Oretani, muchos no sabían que tal cosa era posible. Se sabía que los puntos de salto eran inestables, pero no que desaparecían por completo.

La UNE envió una masiva flota de naves científicas y de exploración a Ferron con la esperanza de reabrir el punto de salto perdido o descubrir uno nuevo. Las mejores y las más brillantes mentes de la humanidad ofrecieron su ayuda, y las compañías de todo el universo realizaron donaciones de créditos y suministros a la causa. Las mentes más brillantes de la UNE lidiaron con una pregunta cósmica. ¿Se puede abrir un punto de salto colapsado? Sin embargo, todos los esfuerzos fueron en vano, ya que la frenética búsqueda se estableció en una exploración sistemática de opciones. Los días pasaron a ser semanas, luego meses, y aunque la historia aún se encuentra en la mente de la mayoría de las personas, la idea de que el sistema podría desaparecer se sumió lentamente. Eventualmente, la UNE redujo a regañadientes los recursos dedicados a redescubrir el Sistema Oretani e instaló una amplia gama de balizas y sensores cerca del punto de salto anterior. Una flota de exploradores militares también se desplegó y se les asignó el patrullaje de la región de forma regular.

El miedo a que esto vuelva a ocurrir impidió que los colonos se aventuraron más hacia las estrellas, y los sistemas comenzaron a acumular suministros para asegurarse de que pudieran auto mantenerse si ocurría lo impensable. La población también fue sacudida por este desarrollo. Los sistemas con múltiples puntos de salto experimentaron un notable aumento de la población y hubo un aumento en la inmigración a la Tierra, exactamente lo opuesto a lo que la UNE esperaba lograr.

A pesar del deseo por averiguar lo que sucedió con los habitantes de Oretani, lo mejor que cualquiera de nosotros puede hacer, es adivinar. Muchos esperan que, si el punto de salto original no vuelve a aparecer, se encontrara otro en el sistema, de modo que finalmente podamos descubrir el destino de aquellos que se fueron hace tanto tiempo.

ORETANI I

Los escaneos colocaron a este mesoplaneta a 0.27 UA (Unidades Astronómicas) de distancia de la estrella del sistema, cuya secuencia principal es del Tipo-K5 en el centro del sistema. Incluso si Oretani I tuviera recursos valiosos, extraerlos habría sido difícil teniendo en cuenta su proximidad a la estrella.

ORETANI II

Un gran mundo oceánico que se asentaba cómodamente en la zona habitable del sistema. Aunque carecía de grandes masas de tierra, era un fuerte candidato para la terraformación, y el vasto recurso hídrico se consideraba esencial para mantener la vida en el sistema. En cuanto a los registros, muchos han afirmado que, si se descubriera hoy, los habitantes oceánicos del mundo lo habrían calificado para la protección de la Ley de Oportunidad Justa, pero en ese momento, se prestó poca atención a la vida indígena. La expansión y la terraformación eran las prioridades.

Una vez construido, Turiya planeaba construir plataformas masivas alrededor de recolectores de agua que podrían apoyar a la comunidad adyacente y todavía enviar la mitad de su producción a otras ubicaciones. Los trabajadores de terraformación harían la transición a trabajos permanentes relacionados con los recolectores de agua, mientras que sus familias podrían comenzar sus propios negocios o proporcionar otros servicios esenciales para la plataforma. Si alguien todavía habita en Oretani, la mayoría asume que este planeta juega un papel importante en su supervivencia.

ORETANI III

Aunque en órbita más allá de la línea de congelación, Turiya creía que este planeta de hielo todavía podría servir como un planeta habitable. La compañía realizo extensos estudios, y aunque no compartieron públicamente sus hallazgos, sugirieron fuertemente que la terraformación de Oretani III sería un esfuerzo que valiese la pena. En ese momento, los expertos especulaban que la compañía podría haber encontrado grandes extensiones de recursos debajo del hielo, y potencialmente tenía un plan para construir asentamientos en las profundidades de la superficie del planeta una vez que se eliminaran los recursos. Mientras tanto, los escépticos sugirieron que podría ser nada más que una estratagema para aumentar el interés de los inversores sobre el potencial futuro de la compañía. Desafortunadamente, el punto de salto colapsó antes de que Turiya pudiera exponer sobre lo que encontraron tan atractivo acerca de esta bola de hielo.

CINTURÓN DE ASTEROIDES ORETANI ALPHA

Con numerosos asteroides ricos en nitrógeno, el cinturón se convirtió rápidamente en el hogar de numerosas estaciones agrícolas construidas para ayudar a alimentar la afluencia masiva de colonos. Hasta que los planetas estuvieran listos para ser cultivados, el cinturón podría ayudar a proporcionar una fuente de alimento más barata que los envíos interestelares. Cuando el punto de salto colapsó, muchos tenían la esperanza de que estas granjas podrían ayudar a los varados a sobrevivir.

ORETANI IV

Una enana de gas con una atmósfera gruesa y expansiva. Se había construido una estación de recolección en órbita antes del colapso. En escenarios de supervivencia simulada por computadora, los gases recolectados aquí han sido utilizados de muchas maneras para la fabricación industrial que los colonos necesitarían para hacer puestos de superficie habitables.

ORETANI V

El hidrógeno y el helio se arremolinan para formar este gigante de gas que se encuentra más allá de la línea de congelación del sistema.

ORETANI VI

Un planeta enano distante atrapado en una órbita de 103,390 días estándar alrededor del borde del sistema.

ADVERTENCIA DE VIAJES: Si bien es imposible viajar a Oretani, le ha enseñado a la humanidad los peligros de viajar a un sistema con una sola conexión conocida de punto de salto. Nosotros en La Guía Galáctica abrigamos la esperanza de que tal tragedia nunca vuelva a ocurrir, pero es importante estar al tanto de tales riesgos mientras se viaja.

Para obtener más información sobre el Sistema Kallis o el Lore de Star Citizen, puedes dirigirte hasta nuestro Foro, donde encontrarás un gran lugar para conversar sobre el Universo de Star Citizen o su modo Campaña Individual Escuadrón 42, además de interactuar con los miembros de la Corporación Interestelar Chile e iniciar un nuevo tema/debate de tu interés o ver algún post creado por los integrantes de nuestra comunidad.

PROGRAMA DE REFERENCIA: Tienes ganas de iniciarte en el apasionante Universo de Star Citizen, o en su modo campaña Escuadrón 42, registrare en la web de Roberts Space Industries y suma 5000UEC (monedas del juego) ingresando el siguiente código STAR-SLJT-ZXV7 en el proceso de registro.

TAGS / ETIQUETAS.

Your email address will not be published. Required fields are marked *